El intercambio estudiantil visto con los ojos del profesor

 

Los primeros pasos que pudiéramos llamar "Para Empezar" son los siguientes: Llegan las fotografías, y todos los chicos, fervorosos, buscan su companero ideal, pero eso cambia según las exigencias. Generalmente, los chicos seleccionan a chicos, y las chicas a chicas, pero en esta cuestión no puede pasarse por alto la opinión de los padres. La calidad de las fotos varía: desde las fotos de carnet en blanco y negro hasta las de colores mostrando el cuerpo entero en bikini, que parecen como extraidas de las revistas de moda.

?Qué compramos de regalo? ?Salami Pick, pimentón de Szeged, manteles bordados, un chaleco, un botijo, una cantimplora y algo para llenarla, o música folclórica húngara o gitana? ?Foie-gras en lata? Demasiado caro. Bueno, depende de lo que reciba.

Las emociones del viaje: Por fin ya estamos en el aeropuerto. ?También habéis traído el abrigo de invierno? Todos esperan intranquilos al tardón del grupo. Ya sólo quedan unos minutos para subir al avión y en esos momentos alguien con un semblante estelar, descansadamente, hace su entrada: "?A quién esperáis?" Se hace un silencio de ultratumba que en pocos minutos se convierte en un caos incríble, sobrepasando al temperamento espanol. En el avión todo el mundo quiere meterse en la cabina de pilotaje y probarse los chalecos salvavidas. Se descubre quién es el que viaja por primera vez en avión, pues por casualidad, engancha su cinturón de seguridad con el del vecino. Chupan caramelos hasta su llegada.

El recibimiento: ?Nos estarán esperando en coche? !Me muero con estas maletas a cuestas! Profesora, oiga pero !qué rápido hablan! Ese es el instante de los grandes encuentros. Hasta la abuela apareció en el aeropuerto y me plantó un beso.

Al otro día por la manana en la escuela de acogida: "?Tú qué has desayunado?" "?A ti también te han dado sólo galletitas?" "!Qué guay! yo lo entiendo todo." "Mi padre espanol me ha traído a la escuela." "Eso no es nada, yo he venido en moto." "Tiene un hermano mayor guapísimo, sólo que le tengo un poquito de miedo al perro."

Programas: en cuanto a las horas de convocatoria del grupo, proponemos de 30 a 60 minutos como tiempo de espera, !tranquilos! Ellos sí que no van a ponerse nerviosos. Escuela, museos, excursiones, obras maestras de las madres, todo, lo que incita al deleite de la vista y el paladar. Visitas a fábricas, la de Turrón, la de Calzado, la de marfil, la fábrica de alfombras, de juguetes y para colmo, una obispalía. No hay problema, en el parque de diversiones descansaremos.

Versión de alta noche: "!qué bien, caramba! ?vosotros también andáis por este bar?" "!Ay qué sueno tan grande tengo!" "?Qué es la ginebra y por qué no se puede comprar sangría?" "?Y por dónde bailan sevillanas?."

Relaciones: Al principio pocas. Están claramente marcadas las secciones del campo húngaro y del espanol. Maestro: "Bueno chicos, ?vosotros no habéis venido para practicar el idioma?." Comienza a fomentarse la relación diplomática. Aquí si que no hay necesidad de la intervención del profesor. La situación se agudiza y se van formalizando relaciones amistosas y amorosas que perduran para toda una vida.

!Es una lástima que el intercambio estudiantil sólo se dé una vez en los cinco anos de estudio!

 

Ágnes Cselik - Enkratisz Révéz